Cerradura biométrica de huella dactilar

Las cerraduras son uno de los sistemas de seguridad más antiguos que tiene la humanidad, sistemas que fueron creados para protegerse de todo lo que había en el exterior.

Con los años las cerraduras han ido cambiando, creando modelos más modernos, que pueden ser abiertas por solo un selecto grupo de personas. Este tipo de cerraduras se caracterizan por la aplicación de nuevas tecnologías.

Una de las cerraduras más modernas que se pueden encontrar en la actualidad, son las cerraduras biométrica de huella dactilar.

El uso de la cerradura

Las cerraduras con huella dactilar se caracterizan por tener un pequeño mando donde se pone la huella y la cerradura se abre. Con este sistema de seguridad solo pocas personas pueden ingresar a la habitación.

Esta cerradura funciona con un sistema digitalizado, donde las llaves quedan en un segundo lugar y donde el escáner de huella es la herramienta principal. Este tipo de cerraduras pueden ser muy costosas, por lo que es utilizada solo por aquellos que guardan objetos de mucho valor comercial o por aquellos con la capacidad monetaria para darse este pequeño capricho.

Clave de acceso en case de falla

En caso que haya algún tipo de problema con la huella dactilar, el usuario puede ingresar en la habitación con ayuda del tablero numérico de la cerradura, donde se escribe una clave especial, que se utiliza en caso de emergencia.

Estas claves son secretas y solo las posee el propietario de la cerradura y en algunos casos la empresa que controla el sistema.

Hay veces en que las cerraduras vienen con una llave extra, un único ejemplar, que puede ser utilizado en caso que haya algún problema con la huella dactilar. Esta llave no viene con todas las cerraduras de huella dactilar, por lo que se debe tener presente cuales son los mecanismos secundarios de la cerradura adquirida.